El Loro...

Cuando la vecina pasaba, el loro del peluquero siempre le gritaba sin piedad:

- Buen día, puta!

Hasta que un día ella no aguantó más y reclamó airadamente al peluquero, que -como modo de castigar al loro por su mala conducta- lo pintó de negro.

Al día siguiente ella pasó por la peluquería y el loro, ahora pintado de negro, no dijo absolutamente nada. La mujer, triunfante, lo provocó:

- Ahora estás calladito, no? Habla pues ahora loro de mierda.

A lo que el loro, con aire de olímpico desprecio, respondió:

"Cuando estoy de smoking no hablo con putas"

QuinHumor en tu eMail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner

VídeoHumor

Loading...