¿Y los huevos...?

Un día la mamá de Pepito lo manda a traer huevos, iba Pepito a comprar, pero en su camino se topó con un circo y se detuvo a mirar un momento, y vio un gorila gigante. 

Cuando llegó a su casa le contó a sus padres que había ido al circo y que el gorila tenía, un brazotes, unas patotas, también unas manotas...

Entonces, la mamá le pregunta:  ¿Y los huevos Pepito?



¡Grandototes, mami, grandotes!

La película es...

Se abre el telón y sale una mujer delgada y otra mujer obesa.

Se cierra el telón, se vuelve a abrir, y sólo sale la mujer obesa.


¿Cómo se llama la película?



Lo que el viento se llevó y lo que no pudo, lo dejó.

Evidentemente...

El papá de Pepito decide irse a vivir a los Estados Unidos con toda la familia y Pepito ingresa a una escuela.

La maestra pregunta a Pedrito: A ver Pedrito, deme un ejemplo de la palabra "evidentemente".

Bueno maestra, mi papá, mi mamá, mis hermanos, y yo, fuimos a comer a un restaurant, evidentemente mi mamá no cocinó ese día.

Muy bien Pedrito, a ver Juanito deme un ejemplo de la palabra "evidentemente".

Mi papá, mi mamá, mis hermanos, y yo, nos fuimos a la playa, evidentemente que la casa quedó sola. Muy bien Juanito.

A ver Pepito, deme un ejemplo de la palabra "evidentemente".

Bueno maestra, yo estaba sentado en el corredor de mi casa, y vi pasar a mi abuelita con el diario New York Times Paper, y dije: Evidentemente va a cagar, porque no sabe leer inglés.

Desilusión

  • ¡Ay... Mari Carmen! La verdad es que esto del matrimonio no es lo que esperaba; estoy muy desilusionada.
  • Y... ¿Por qué lo dices?
  • Fíjate que desde aquella noche, una semana antes de la boda, Pepe no me ha vuelto a hacer el amor.
  • ¡Eso es horrible! Para mí que deberías pedir el divorcio.
  • Pero mujer... ¡Si Pepe no es mi marido!

Profesiones

La maestra en el salón de clases le dice a sus alumnos: Bueno niños, díganme qué parte de mi cuerpo les gusta más, y yo les voy a adivinar qué es lo que van a ser cuando sean grandes.

  • A ver Juanito, ¿qué te gusta más de mi cuerpo?
  • Su pelo, maestra.
  • Entonces tú vas a ser peluquero cuando seas grande.
  • A ver Luisito, a ti, ¿qué te gusta más de mi cuerpo?
  • Sus ojos, maestra.
  • ¡Ahh!, entonces tú vas a ser oculista Luisito.
  • A ver Diego, ¿y a ti?
  • A mí me gustan sus dientes, maestra.
  • Muy bien, entonces tú serás dentista cuando seas grande Diego.
  • A ver Pepito, ahora dime tú lo que más te gusta de mí.
  • Yo para qué le digo maestra, acabo de descubrir que quiero ser lechero.

De los huevos...

Erase una vez que Pepito se puso a vender huevos dentro de una iglesia:  ¡Huevos, huevos, a 10 pesos cada uno!
 

Y el padre muy molesto grita: ¡Saquen a ese niño de los huevos!

Y Pepito asustado le dice: ¡Padre, mejor de la orejita!

Así empiezan las peleas III

La mujer está desnuda, viéndose en el espejo del cuarto. No está feliz con lo que ve y le dice a su marido:

  • Me siento horrible... parezco vieja, gorda y fea... En verdad necesito que me elogies algo...
  • Tienes una vista perfecta -dijo él.

Y, entonces... ¡La pelea empezó!

Así empiezan las peleas II

Después de retirarme, fui hasta el Seguro Social para recibir la carta de jubilación.

La mujer que me atendió me solicitó algún documento de identidad, para verificar mi edad. Me busqué en todos lados y me di cuenta de que había dejado todos mis documentos en casa.

La funcionaria me dijo que lo sentía mucho, pero que tendría que ir a buscarlos a casa y regresar más tarde. Pero... en eso, me dijo: "Desabotónese la camisa..."

Lo hice y dejé al descubierto mis vellos pectorales, plateados y rizados.

Ella me dijo: "Eso es prueba suficiente, para mí". Y procesó mi jubilación.

Cuando llegué a casa, entusiasmado, le conté a mi mujer lo que me sucedió.

Ella me dijo: "Vaya... ¿Por qué no te bajaste los pantalones? Pudiste haber conseguido una pensión por invalidez permanente..."

Y entonces... ¡La pelea empezó!

Así empiezan las peleas I

Mi mujer y yo estábamos sentados a la mesa de un bar; yo me fijaba en una chica borracha de la mesa contigua; ella estaba sola y balanceaba su trago.

Mi mujer preguntó: ¿La conoces...?

Sí... es una antigua novia... Sé que comenzó a beber después de que terminamos, hace ya varios años. No sé por qué no ha vuelto a estar sobria...

¡A la mierda!... -dijo ella- nunca pensé que alguien pudiese celebrar algo durante tanto tiempo.

Y entonces... ¡La pelea empezó!

La vasectomía

Ahora tengo que tener mucho cuidado para no quedar embarazada.

¡Pero si tu marido se ha hecho la vasectomía!

¡Por eso mismo, pues, mujer...! ¡Por eso mismo!

El collar...

 Pasa una parejita de enamorados, romanticos ellos, agarraditos de la mano por una joyería:

- Mi amor... ¿Me podés comprar un collar?

- ¿Y eso que? ¿Ya te cansaste de andar suelta?

Cuida tus amigos...

Un tipo llega a su casa y encuentra a su mujer haciendo el amor con su amigo, saca la escopeta y lo mata.

Al ver la reacción del hombre, la mujer le dice:

¡Seguí vos, reaccionando así y te vas a quedar sin amigos!

Condones...

¿Tiene condones?

Si señor, ¿para casado o para soltero?

¿Y eso qué importa?

Claro que importa:

- Si es para soltero vienen en cajas de siete: Lunes, Martes, Miercoles...

- Y si es para casado en cajas de doce: Enero, Febrero, Marzo...

QuinHumor en tu eMail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner

VídeoHumor

Loading...