Oblígalo...

Si tu cuerpo pide alcohol, sexo, lujuria, bajas pasiones, dáselo porque lo necesita.

Si no lo pide, oblígalo... porque él no puede andar haciendo lo que le dé la gana

Mentirita

Le preguntan a una modelito de la televisión:
- ¿Qué verdura o vegetal te gusta más?
- La habichuela.
- ¿Podrías deletrearla?
- Ay no, mentirita... Me gusta la papa.

Orgía hospitalaria

Las  enfermeras se reúnen en la cafetería del hospital, luego de haber pasado una orgiástica noche de disfraces y se ponen a comentar:

- Seguro que anoche, me acosté con un anestesista.
-¿Por qué? Preguntan las otras.
- Porque no sentí nada, nada, pero nada de nada...

- Pues yo debí acostarme con el Director.
-¿Por qué?
- Daba órdenes y órdenes, y todo el trabajo lo tuve que hacer yo.

- ¡Ah!  El mío debió ser un médico residente... Porque se la pasaba preguntando ¿Va todo bien?, ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Es así como se hace?

Todas miraron a la restante, que estaba con cara de felicidad y le preguntan.. ¿Y vos con quién te acostaste?

Pues yo creo que me tocó el radiólogo. Una maravilla, me lo hizo en anterior, posterior, lateral, ambas oblicuas y sobre todo en plano axial.

Y cuando terminó me dijo: Como te moviste... ¡hay que repetir todo otra vez!

No uses eso...

- Mamá, mamá voy a salir con mis amigas.

- Bueno, pero sacate la minifalda.

-¿Pero por qué mamá si todas la usan?

-Sí, pero a vos se te ven los huevos... ¡Roberto!

¿Por qué paraste?


Después de 30 años de casados, una pareja estaba acostada en la cama una noche, cuando la esposa sintió a su marido acariciarle de una manera que no lo había hecho en bastante tiempo.


Sus caricias eran muy sensuales, empezando por la nuca hasta llegar a su espalda. Después acarició sus hombros, bajando lentamente hacia sus senos y parando justo después de su ombligo.

Después puso su mano en el interior de su brazo izquierdo, acariciando el lado de su seno, bajando por su costado, sobre la nalga, hasta llegar a la pantorrilla. Siguió hacia arriba por el interior de su pierna parándose en la ingle. 

Repitió las mismas caricias en el lado derecho y de repente paró, se dio vuelta y se puso a ver televisión.

La esposa, que estaba muy excitada, le dijo, con una voz muy dulce:

- "Lo que estabas haciendo estaba maravilloso... ¿por qué paraste?"

Y él respondió:

- " Ya encontré el control remoto de la tele"

¿Y ahora...?

- ¿Qué te pasa que estás tan seria?
- Pues que  mandé a mi marido al mercado, a comprar papas para hacer la comida
,
 lo atropelló un carro y ha muerto.
-
¿Y ahora qué vas a hacer?

Pues no sé... tallarines tal vez.

QuinHumor en tu eMail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner

VídeoHumor

Loading...