Voluntad de hierro


Un judío, que prometió a su hija un viaje en avioneta, como regalo de cumpleaños, está negociando con un piloto acrobático:

  • Cuánto me cobra por dar un paseo de una hora?.
  • Quinientos pesos
  • ¡Uf! Eso es mucho dinero, ¿Y si solo es media hora?
  • Por media hora, doscientos cincuenta
  • ¿Doscientos cincuenta?, ¿no tiene nada más barato?
  • Pues mire, podemos hacer un trato. Si usted se sube a la avioneta y es capaz de estar completamente callado durante todo el vuelo, no le cobro ni un peso.
  • ¡Hecho!

Suben los tres y el piloto empieza a hacer piruetas, rizos, caídas en picado, el avión boca arriba, boca abajo... y el judío mudo.

Por fin se cansa el piloto y aterriza.


  • ¡Oiga!, me tiene usted asombrado. Mire que hice cosas peligrosas con la avioneta y usted no pronunció ni una palabra.
  • Si quiere que le diga la verdad... estuve a punto de gritar cuando...

¡Se cayó mi hija...!

Salió pelirroja...


Después de que nació la bebé, el padre, afligido, fue a hablar con el obstetra.

Doctor, estoy muy triste porque mi hija nació con el cabello rojo. ¡No puede ser mía!

¡Qué disparate! dijo el médico. Aunque usted y su mujer tengan cabello negro, pueden tener cabello rojo en los genes de sus familias.

¡No es posible! Insistió el padre. Ambas familias han tenido cabello negro desde hace muchas generaciones.

Bien, dice el médico, tengo que preguntar.... ¿Con qué frecuencia usted y su mujer practican el sexo?

El hombre, avergonzado, respondió: Bueno, este año he estado cansado de tanto trabajar y... sólo hicimos el amor una o dos veces en los últimos meses.

Entonces... ahí está! dice el médico:

¡ES ÓXIDO!

David regresa a Italia


Para variar una pequeña noticia cultural:


Después de dos años en préstamo a los Estados Unidos, el David de Miguel Angel es devuelto a Italia.



Sus orgullosos patrocinadores agradecen la visita.


Seguro que es verdad...


Una distinguida dama venía en un vuelo de Irlanda y pidió al cura, que venía al lado de ella, que le hiciera un favor...

  • Padre, ¿Puedo pedirle un favor...?
  • Por supuesto, hija... ¿Qué puedo hacer por ti...?
  • Mire, Padre, compré una finísima plancha para el cabello para llevarle de regalo a mi mamá por su cumpleaños. Viene en caja cerrada y sé que sobrepasa el valor permitido para la aduana, y tengo miedo de que me la quiten. ¿Será posible que usted la pase por la aduana por mi? Se me ocurre que quizás, debajo de su sotana...
  • Me encantará servirte, hija mía, pero debo advertirte: No puedo decir ni una sola cosa que no sea la verdad...
  • No se preocupe, Padre, con su investidura nadie se atreverá a revisarlo...

Al llegar a la revisión la señora dejó que el padre pasara antes que ella.

El oficial preguntó: "Padre, ¿Trae algo que declarar?"...

Dijo el sacerdote:  "De la cintura para arriba, no tengo nada qué declarar"...

El oficial de migración pensó que era una respuesta muy extraña, así que le preguntó: "¿Y qué tiene que declarar de la cintura para abajo?"...

  • "Llevo un maravilloso instrumento diseñado para ser usado por las mujeres, cuando se prende se pone caliente, pero hasta este momento permanece sin estrenar"...

Soltando una carcajada el oficial dijo:

  • "¡Adelante, Padre... el siguiente!"...

Es mi obligación


Un burro muere frente a una iglesia. Una semana después el cuerpo seguía allí y, finalmente, el Padre se decidió a llamar al jefe de policía.

  • Sr. policía tengo un burro muerto hace una semana frente a la iglesia 

El policía, gran adversario político del padre contesta:

  • Pero padre, ¿No es el Señor quien tiene la obligación de cuidar de los muertos? 
  • ¡ Así es! Pero también es mi obligación avisar a los familiares...

El difunto


El cura en la ceremonia se extiende con los elogios:

  • El difunto era un buen marido, excelente cristiano, un padre ejemplar... 

La viuda se vuelve hacia uno de sus hijos y le dice al oído:

  • Anda a la urna y mira si es tu papá el que está adentro... 

Ya pronto


El condenado a muerte espera la hora de ejecución, cuando llega el sacerdote:

  • Hijo, traigo la palabra de Dios para ti. 
  • Pierde el tiempo Padre. Dentro de poco voy a hablar con Él personalmente. ¿Algún encargo?

Emergencia


El electricista va a la sala de Unidad de Terapia Intensiva de un hospital. Mira a los pacientes conectados a diversos tipos de aparatos y les dice:

- Respiren profundo: ¡Voy a cambiar un fusible!

QuinHumor en tu eMail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner

VídeoHumor

Loading...