¿Compañeros...?

No les ha pasado, alguna vez, que miran a otra persona de su misma edad y piensan, seguramente, ¿Yo no puedo parecer tan vieja?

Bueno, lean esta historia:

Mi nombre es Alicia Smith y estaba sentada en la sala de espera del dentista para mi primera consulta con él.

En la pared estaba colgado su diploma, con su nombre completo. De repente, recordé a un muchacho alto, buen mozo, pelo negro, que
tenía el mismo nombre, y que estaba en mi clase del liceo, como 30 años atrás.

¿Podría ser el mismo chico por el cual yo estaba secretamente enamorada?

Después de verlo en el consultorio, rápidamente deseché esos pensamientos. Era un hombre pelado, canoso y su cara estaba llena de arrugas,  lucía muy viejo como para haber sido mi compañero de clase.

Después que examinó mis dientes, le pregunté si había asistido al Liceo Morgan Park.

Sí , sí, sonrió con orgullo
Le pregunté: ¿cuando te graduaste?
Me contestó: en 1981. ¿Por qué me lo preguntas?
Y yo le dije: ¡Tú estabas en mi clase !
El me miró detenidamente y entonces, ese...

FEO,
CALVO,
ARRUGADO,
GORDO,
CANOSO,
DECREPITO,
HIJO DE P..., me preguntó:

¿PROFESORA DE QUÉ ERAS?

Soy una chica sana, pero preparada

Enviado por El Quintacho a través de Google Reader:

vía Conversaciones Ajenas de alice el 2/08/09

En una fiesta…

Amiga1: ¿Qué estás tomando?
Amiga2: Té.
Amiga1: ¿Pero qué le pusiste?
Amiga2: Nada, soy una chica sana.
Amiga1: Ahh… ahorita vengo, voy a ver quien me abre la botella.
Amiga2: Espérate, traigo un destapador en mi bolsa.

Enviada por alev


Cosas que puedes hacer desde aquí:

Reclamos

Pasa una viejita por el parque y, de pronto, ve a un joven con unos 15 niños agarrados de su brazo, y le dice:
  • Disculpe joven, ¿son todos ellos sus hijos?
Y el joven le responde:
  • No, yo soy vendedor de condones y estos son reclamos.

Al infierno...

Un abogado está parado ante San Pedro, quien lee un listado de sus pecados:
  1. Defender a una compañía que produjo la destrucción de una ciudad completa por contaminación ambiental habiendo pruebas contundentes de la culpabilidad de la misma.
  2. Defender a un peligroso asesino, obviamente culpable, por ser un buen cliente y ofrecer una paga sustanciosa.
  3. Recargar las cuentas de los clientes, etc, etc, etc…
El abogado, en pos de defenderse, le dice a San Pedro:
  • ¡Eh, está bien! ¡Acepto los cargos! ¿Pero qué hay de las obras de bien que he hecho en mi vida?
San Pedro mira en otro listado y dice:
  • Sí, es cierto, veo que en una oportunidad le dio 10 centavos de más a su lustrabotas… ¿es eso cierto?
  • ¡Cierto!
  • Y aquí ¡veo que en otra ocasión le dio 5 centavos a un mendigo… es eso cierto?
  • ¡Si señor!
Entonces San Pedro mira al ángel que tiene al lado y le dice:
  • ¡Está bien, consíganle 15 centavos y que se vaya al infierno!

QuinHumor en tu eMail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner

VídeoHumor

Loading...