Cuando era niño

El abuelito le cuenta a su nieto Jaimito los grandes cambios que ha habido en la sociedad desde su juventud hasta ahora...
  • Sabes, Jaimito, cuando yo era niño mi mamá me daba una peseta  y con eso me mandaba a la tienda de la esquina.  Entonces yo regresaba con cuatro barritas de mantequilla, dos litros de leche, un kilo de carne, dos quesos, un paquete de azúcar, un kilo de pan y una docena de huevos...!
Y Jaimito  le responde:
  • Abuelito... ¿En tu época no había cámaras de vigilancia?

Diagnósticos médicos

Un médico ya anciano, que siempre trabajó en el medio rural, pensó que ya había llegado la hora de jubilarse después de haber ejercido la medicina durante 50 años.

Encontró a un joven médico que quisiese ocupar su sitio y le sugirió que le acompañase en las visitas a domicilio, para que las personas se habituasen a él de manera gradual.

La primera visita se trataba de una mujer que se quejaba de dolores en el estómago. El anciano doctor le respondió:
  • Sabe, la causa mas probable es que usted abusa de las frutas frescas. ¿Por qué no reduce un poco su consumo diario y selecciona las mejores?
Cuando salieron de la casa el joven le preguntó:
  • Doctor usted ni siquiera examinó a la mujer. ¿Cómo consiguió hacer un diagnóstico tan rápido?
  • Bueno, no merecía la pena examinarla. -¿Usted se dio cuenta de que dejé caer el estetoscopio al suelo? Cuando me agaché para recogerlo, vi que había media docena de cáscaras de naranjas, manzanas y ciruelas verdes, inadecuadas para el consumo en el cubo de la basura. Y eso es seguramente lo que le ocasionaba los dolores de estómago. En la próxima visita usted se encargará del examen.
Mmm... que astuto es, pensó el joven.

En la siguiente casa, se entretuvieron durante varios minutos hablando con una mujer bastante joven. Ella se quejaba de que se fatigaba mucho -Me siento totalmente sin fuerzas- dijo.

El joven doctor le respondió entonces:
  • Usted, quizás se entrega demasiado a la iglesia. Si redujese esa actividad, tal vez recupere su energía.
Una vez que hubieron abandonado la casa, el anciano doctor le dijo a su sustituto:
  • Su diagnóstico me ha sorprendido. ¿Cómo fue que llegó a la conclusión de que aquella mujer se daba en cuerpo y alma a los trabajos religiosos?
  • Yo apliqué la misma técnica que usted me enseñó: Dejé caer mi estetoscopio al suelo, y cuando me agaché para recogerlo, vi al sacerdote debajo de la cama.

Sorpresas te da la vida

Un tipo va con su amante a un motel, al ingresar ve el carro de su suegro estacionado y le dice a su acompañante:
  • ¡Mira... mi suegro es terrible! ¿Con quién habrá venido...? ¡Lo voy a joder!
Se acerca al auto y le roba la radio.  Cuando sale del motel, va a la casa de su suegro, para visitarlo y pincharlo a propósito del acontecimiento. Lo ve malhumorado y le pregunta:
  • ¿Qué pasó suegrito? Le veo muy molesto y recontra bravo".
El suegro le contesta:
  • ¿Cómo no voy a estar bravo carajo? ¡Si le presté mi carro a la burra de TU MUJER, para que fuera a la Iglesia, y le robaron la radio...!

Cita con la psicóloga

La señora está terminando su sesión con la psicóloga y, ésta, le dice:
  • La semana que viene trabajaremos con el inconsciente.
Ella responde:
  • Mmm... ¡No creo que el pelotudo, ese, quiera venir!

Maridos DVD

¿Sabe lo que es un marido DVD?
Es aquel que se Desnuda, se Voltea y se Duerme

¿Y un marido DVD-R?
Aquel que se Desnuda, Voltea, Duerme y Ronca.

¿Y un marido CD? 
Es aquel que solo Come y Duerme. 

¿El marido  IPOD?
Es el marido Inútil Para Otras Diversiones. 

¿El  Hombre MP3?
¡El que es  Muy Pendejo, Muy Pendejo,  Muy Pendejo!
 
En fin, no hay nada como los viejos VHS...
¡Varias Horas de Sexo!

Romance de aquellos tiempos

Una noche, una pareja de viejitos estaba ya acostada en su cama. El marido se estaba quedando dormido pero, su mujer, se sentía romántica y quería conversar.

Le dijo: “Cuando me enamorabas, me agarrabas la mano”.

De mala gana, el marido se dio media vuelta, le agarró la mano por unos segundos y luego trató de dormirse otra vez.

Luego de un momento, ella le dijo nuevamente: “Entonces me besabas”.

Algo molesto, él se dió media vuelta, otra vez, le dió un ligero beso en la mejilla y, luego, se acomodó para dormirse.

En treinta segundos, ella le dijo: “Luego tú me mordías el cuello”.

Enfadado, el marido tiró la ropa de cama y se levanto.

“¿A dónde vas?”, le preguntó ella.

“A buscar mis dientes” ...Respondió él.

Diarios íntimos de un matrimonio


DIARIO DE ELLA

El domingo por la noche lo encontré raro, habíamos quedado vernos en un bar para tomar una copa.

Estuve toda la tarde de compras con unas amigas y pensé que era culpa mia, porque llegué un poco tarde, aunque él no hizo ningún comentario.

La conversación no era muy animada, así que le propuse ir a un lugar más intimo para poder charlar más tranquilamente. Fuimos a un restaurante y el seguía portándose de forma extraña... Estaba como ausente.

Entonces, pensé que sería culpa mía por el retraso, ó quizás algo más serio rondaba por su cabeza. Le pregunté y me dijo que no tenia nada que ver conmigo. Pero no me quedé convencida.

En el camino de regreso a casa, en el coche, le dije que lo quería mucho y él se limitó a pasarme el brazo por los hombros, sin contestarme.

No se cómo explicar su actitud porque no me dijo que él también me quería.

Llegamos por fin a casa y, en ese momento, pensé que quería dejarme. Por eso intenté hacerle hablar, pero encendió la tele y se puso a mirarla con aire distante, como haciéndome ver que todo había acabado entre nosotros.

Por fin desistí y le dije que me iba a la cama. Más o menos diez minutos mas tarde, él vino también y, para mi sorpresa, correspondió a mis caricias e hicimos el amor, pero seguía teniendo un aire distraído.

Después quise afrontar la situación, hablar con él cuanto antes, pero se quedó dormido.

Empecé a llorar y lo hice durante horas hasta que quedé dormida.

No se qué hacer, estoy casi segura que sus pensamientos están con otra mujer.

¡Mi vida es un autentico desastre!

DIARIO DE ÉL

Me quiero morir... ¡Perdió El Barcelona!

Que injusticia...

Estimado Dr. Corazón:

Ahora, que estoy retirado puedo dedicarme plenamente a mi pasión: Pescar truchas. Compré un barquito y confié en que mi mujer me acompañaría, pero a ella no le gusta ir de pesca.

En el club 'Bait & Tackle Shop' entablé conversación con Jessica que es tan apasionada como yo para la pesca de las truchas. Nos hicimos rápidamente compadres de pesca.

Como ya dije, a mi mujer no le gusta ir de pesca y siempre protesta diciendo que paso demasiado tiempo en mi barquito.

Hace un par de semanas que Jessica y yo hicimos una magnifica captura. Yo pesqué un ejemplar de trucha magnífica y, poco después, ella pescó el pez gemelo. Naturalmente, saqué una foto mientras Jessica mantenía los peces en alto.

Le enseñé, con orgullo, la foto a mi esposa confiando que así se despertaba en ella el interés por la pesca. Pero su reacción fue negativa, me dijo que tenía que parar de inmediato con el deporte de la pesca y vender el barquito. 

¡Pienso que ella no me quiere dar el gusto de practicar mi afición!

Dr. Corazón: ¿Qué debo hacer? 

¿Tengo que comunicarle a mi mujer que se olvide de la cuestión y seguir con mi afición?

¿O tengo que vender el barquito si ella se aferra a su opinión?

Van las gracias adelantadas por su respuesta, 

Sinceramente le saluda,

Barry.

P.S. Adjunto la foto de Jessica con las truchas capturadas.

Estimado Barry:

Busca la forma de deshacerte, lo antes posible, de la bruja de tu mujer. ¡Que injusticia...! 

Las truchas que muestra Jessica... ¡Son magníficas!

Carta de la abuela

Querido nieto:

El otro día, tuve una experiencia religiosa, muy buena, que quiero compartir contigo. Fui a la librería cristiana y allí encontré una calcomanía para el auto que decía: "TOCA LA BOCINA SI AMAS A DIOS".

Dado que había tenido un día muy malo, decidí comprarla y pegarla en el parachoques de mi coche. Al salir conduciendo, llegué a un cruce de dos avenidas que estaba muy complicado, con muchos vehículos. La temperatura exterior era de 37 grados y era la hora de salida de las oficinas. Allí me quedé parada, porque la luz estaba roja, pensando en el Señor y en todas las cosas buenas que nos ha dado. No me di cuenta que la luz se había puesto en verde, pero descubrí que muchos otros aman al Señor porque inmediatamente comenzaron a sonar las bocinas.

La persona que estaba detrás de mi auto era sin duda muy religiosa, ya que tocaba la bocina sin parar y gritaba:
"¡¡¡Dale, por el amor de Dios...!!!" 

Dirigidos por él, todos hacían sonar la bocina. Yo les sonreí y los saludaba con la mano a través de la ventanilla. Vi que otro muchacho me saludaba, de una manera muy particular, levantando sólo el dedo medio de la mano. Le pregunté a otro de mis nietos, que estaba conmigo, qué quería decir ese saludo. Me contestó que era "un saludo hawaiano" de buena suerte. Entonces yo saqué mi mano por la ventana y saludé a todos de la misma manera. Mi nieto se doblaba de la risa, supongo que por la bella experiencia Religiosa que estaba viviendo.

Dos hombres de un auto cercano se bajaron y comenzaron a caminar hacia mi coche, creo que para rezar conmigo o para preguntarme a qué templo voy. Pero en ese momento fue cuando vi que la luz estaba verde. Entonces, saludé a todos mis hermanos y hermanas y pasé el semáforo.

Después de cruzar, noté que el único auto que había podido pasar era el mío, ya que la luz volvió a ponerse en rojo, y me sentí triste de dejarlos allí después de todo el amor que habíamos compartido. Por lo tanto, paré el coche, me bajé, saludé a todos con el saludo hawaiano por última vez y me fui.

Ruego a Dios por todos esos buenos hombres y mujeres.

Besos,

Tu abuela

Buenas referencias

Llegan dos amigos a la parroquia de su barrio y uno de ellos le dice al otro: "Espérame un momento, me voy a confesar"

Dicho esto, entra en el confesionario y le dice al párroco:"padre, he cometido un terrible pecado de adulterio!"

"Qué pecado?" Cuestiona el párroco.

"Tuve relaciones amorosas con una mujer casada", responde el sujeto.

"¿Con quien?" Pregunta el cura, y añade, "¿Fue con Rosita de la farmacia?"

"No", responde el joven.

"¿Fue con Juanita de la peluquería?"  Pregunta, de nuevo, el párroco.

"No", vuelve a responder el muchacho.

"¿Acaso fue con María de la tienda de comestibles?"

"Sí", responde el joven, "perdóneme padre"

"Bueno", dice el cura, "en penitencia deberás rezar 40 Ave Marias", y añade, "vete en paz".

Sale el joven del confesionario y su amigo le pregunta: "¿Cómo te fue?"

"¡De maravilla!" Responde el muchacho, "ahora ya tengo dos referencias más."

La Despedida

Un grupo de balseros cubanos se escapa rumbo a Miami. En la mitad del océano un viejito empieza a gritar que se siente mal, que va a morir y que para despedirse, de su Cuba natal, quiere una bandera cubana.

Todos se miran y no saben de donde sacar una bandera.

De pronto, una de las chicas que viajaba con ellos conmovida le dice: 
  • Mire abuelo, bandera lo que se dice bandera no hay, pero yo tengo una tatuada en la nalga, si la quiere ver y despedirse, se la puedo mostrar...
El viejo acepta, ella se baja  los jeans y le muestra el tatuaje. El hombre emocionado comienza a besarle la nalga en el lugar del tatuaje diciendo:
  • ¡Adiós mi Cuba querida, adiós mi patria natal! 
Y así, siguió besándole la nalga como 15 minutos... luego la mira y le dice:
  • ¿No te podrías dar vuelta? ¡...Para  despedirme de Fidel!

Lo suspendieron en el examen

  • P1. ¿En qué batalla murió Napoleón? * En la última
  • P2. ¿Dónde fue firmada la Declaración de la Independencia? * Al final de la página
  • P3. ¿El río Ravi corre en qué estado? * Líquido
  • P4. ¿Cuále es la primera causa de divorcio? * El matrimonio
  • P5. ¿Qué no se puede comer nunca en el desayuno? * El almuerzo y la cena
  • P6. ¿A qué se parece la mitad de una manzana? A la otra mitad
  • P7. Si tiramos una piedra roja en el mar azul, ¿qué le pasará? Se mojará
  • P8. ¿Cómo puede permanecer un hombre 8 días sin dormir? * Durmiendo de noche
  • Pp9. ¿Cómo podemos levantar un elefante con una sola mano? * Nunca vamos a encontrar un elefante que tenga una sola mano.
  • P10. Si usted tuviera tres manzanas y cuatro naranjas en una mano, y cuatro manzanas y tres naranjas en la otra, ¿qué tendría? * Unas manos muy grandes
  • P11. Si se necesitaron ocho hombres para construir un muro en diez horas, ¿cuánto tiempo les tomaría a cuatro hombres construir el mismo muro? * Ningún tiempo, el muro ya está construído. 
  • P12. ¿Cómo se puede dejar caer un huevo crudo en un piso de cemento sin romperlo? * De cualquier manera, un huevo crudo no puede romper un piso de cemento.

La novia

Un amigo le dice al otro:
Hace rato que no te veo salir con tu novia... ¿Se pelearon?
¡No, nos casamos! ...responde.

Probando

La mujer encuentra al marido, a las 2 AM, tocándole la puerta a la empleada y le pregunta enfurecida:
  • ¿Qué haces?
A lo que él responde:
  • Shhhhh, la estoy probando y si me abre la echamos por puta.

Lo más rico

Un hombre le grita a una mujer:
  • ¡Mamacita, quisiera besarte lo más rico que tú tienes!
Y ella responde:
  • Entonces, tendrás que besar a mi Marido.

Confesiones pre-nupciales

Anita y Pepe, estaban por comprometerse en matrimonio. Pero antes de aceptar, ella pensó que sería prudente confesarle que, debido a una enfermedad infantil, sus senos no se habían desarrollado normalmente y, debido a eso, se le habían quedado de un tamaño equivalente a los de una niña de doce años.

Al enterarse de su secreto, Pepe le aseguró que no tenía de que preocuparse, que el amor que sentía por ella estaba por encima de esa contrariedad. Y ya que estaban en eso de las confesiones pensó que, también, sería propicio contarle un secreto que escondía por muchos años. La miró a los ojos y le dijo:

"Mi amor, tengo que decirte que tengo el pene del tamaño de un recién nacido. Espero que esto no sea problema".

Ella le contestó que el tamaño de su pene no sería ningún problema, porque lo amaba tanto que buscaría la manera de solucionar ese "pequeño" problema.

Se casaron, y al llegar al hotel donde pasarían su luna de miel, inmediatamente comenzaron con las caricias y los manoseos. En eso, al introducir Juanita su mano en los calzoncillos de Pepe, soltó un grito ensordecedor y salió corriendo de la habitación.

Alcanzándola, Pepe, asombrado, le preguntó qué era lo que le había pasado.

Todavía agitada, la chica le contestó: "¡Me mentiste, me dijiste que tenías el pene del tamaño de un recién nacido!"

"Y es verdad cariño, lo tengo del tamaño de un recién nacido: Pesa tres kilogramos y mide 48 centímetros"

Las uñitas


En la sala de un consultorio veterinario se encuentran dos perros: Un hermoso pastor alemán y un doberman, igualmente grande y bello.

El pastor le pregunta al doberman:
  • ¿Por qué estás aquí? 
  • Bueno, a mí me van a sacrificar...
  • ¡Mieerda! ¿Y por qué?
  • Bueno, el caso es que le mordí la manita a la bebita de mi dueño.
  • Oye, ese no es motivo... ¿Y no te pueden perdonar?
  • Lo que pasa es que la bebita tiene tres meses y casi le arranqué la mano.
  • ¡No jodas! ¿Por qué hiciste eso? 
  • No sé, simplemente sentí ganas de hacerlo...Pero dime, ¿por qué estás tú aquí?
  • Bueno, lo mío fue también cuestión de ganas....Me estaba bañando con mi dueño, él se agachó para  recoger el jabón, no me aguanté las ganas... me fui por detrás, lo sujeté con mis patas y me lo cojí.
  • ¡Nojodaaaas, hijueputa!!
  • ¡Segurito que a ti también te van a sacrificar!
  • No, para nada...  A mí solo me van a cortar las uñitas.

El poder de la leche

Un tipo algo ingenuo, que llevaba meses viajando para atender sus clientes, volvió a su hogar y descubrió sorprendido que tenia un hijo negro.

Debido a que él era totalmente blanco, al igual que su esposa, le preguntó: ¿Pero cómo es posible que tengamos un hijo negro si yo soy blanco y vos también?

La esposa, muy tranquila respondió...

Verás, como no tenía leche tuve que buscarme una mamá de cuna para que amamantara al niño y como ella era negra, el niño se puso de ese color.

El Ingeniero, no muy convencido, decidió ir a consultarlo con su madre, a quien le contó la historia y la madre respondió:

¡Claro que puede ser! Fíjate, por ejemplo, en ti mismo, desde pequeño, cuando naciste, tuve una enfermedad que me impedía amamantarte y entonces te di leche de vaca y mirá, nada más...

Qué lindos CUERNOS te están saliendo.. ¡PELOTUDOOOO!

Dónde está mi bombacha


El ginecólogo termina de revisar a la paciente y le dice:

  • Bien señora, me complace decirle que está todo muy bien, puede vestirse, la espero en el escritorio y conversamos.

Al minuto ella se asoma y le dice:

  • Doctor... ¿Y mi bombacha?
  • ¿Qué... ?
  • No está, si no aparece, voy a tener que llamar a mi abogado.

Incómodo, el doctor le responde:

  • Señora, por favor, yo no toqué su bombacha, es más, ni la vi. Usted se desvistió en el  reservado de la camilla y cuando me avisó que estaba lista para ser examinada, recién entré. Además no creo que sea un caso de llamar a un abogado. Por favor, búsquela bien, allí debe estar.
  • Pues no está acá. ¡Lo voy a llamar!

El médico muy preocupado, dado los múltiples casos de denuncias por mala praxis que están recibiendo y otros asuntos provenientes de pacientes histéricos, no la puede tranquilizar y ve, muy asustado, como la mujer toma el celular y llama:

  • Hola.... ¿Por favor señorita, me comunica con el doctor Albernaz?     De parte de la señora de Gómez... gracias.

Pocos segundos después:

  • Hola... ¿Doctor Albernaz...?  Perdoname Panchito ...  Fijate, por favor,  si se quedó mi bombacha en tu escritorio...

Moraleja:
¡NUNCA, HAY QUE APRESURARSE A TOMAR MEDIDAS NI SACAR CONCLUSIONES!

QuinHumor en tu eMail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner

VídeoHumor

Loading...