Sinceridad de niña

Un domingo, por la tarde, la familia va a la casa de la abuelita. A la hora de la cena, Danielita empieza a comer inmediatamente.

La mamá, que era muy piadosa, le dice: "Espera hasta que recemos para comenzar a comer".

"No, no tengo necesidad", dice la nena. "¡Claro, que sí!" insiste la madre. "Nosotros, en nuestra casa, siempre decimos una oración antes de comer".

"Eso es en nuestra casa, mamá, pero ésta es la casa de la abuelita y ella cocina muy bien".

*-*-*

El domingo siguiente, la piadosa señora invita a varios amigos a cenar en su casa. Sentados ya en la mesa, le pide a Danielita que rece ella la oración.

"Pero, yo no sé qué decir...", dice la niña. Sólo di lo que le oyes decir a tu mami, responde la madre sonriente.

La niñita inclina la cabeza, y ora:

"¡Ay, Dios mío! ¿Por qué rayos invité a toda esta gente a comer?".

QuinHumor en tu eMail

Ingresa tu dirección de correo electrónico y recibirás nuestras publicaciones en tu casilla:

Recuerda confirmar tu registro en el mensaje que llegará a tu dirección.
Es un servicio de FeedBurner

VídeoHumor

Loading...